2021 Post Pandemia, capitalizar las experiencias de la cuarentena.

Hay dos posibilidades de mirar el inicio del 2021 abordar la post pandemia de tal modo de capitalizar nuestras experiencias.

La primera esta fundamentada en  la esperanza que consigan pronto como masificar una vacuna efectiva contra el CONVID 19 para que ya no tengamos que usar tapa boca y regresemos a nuestras viejas rutinas.

La otra manera es asumir que falta mucho todavía para que el primer escenario sea una realidad, así que lo mejor es continuar nuestros ensayos personales para adaptarnos a “la nueva normalidad”. Este último escenario, es de lo que hoy, quiero reflexionar. Estamos iniciando febrero y las restricciones continúan. 

Febrero 2021 contiene   las mismas características de lo que fue el 2020.  El año pasado tuvimos la excusa del factor sorpresa, para justificar el descontrol en las finanzas, en la vida familiar, sobretodo en nuestra emocionalidad y mundo interior. Nadie se imaginaba lo que iba a ocurrir,  es más, la gente se esperaba todo lo contrario.

En navidad del 2019 en las redes sociales podías encontrar cantidad de ritos y formulas para “conectar con la energía del  20 -20” con la promesa de que esto traería abundancia y felicidad a nuestras vidas.

Me imagino a Dios, viéndonos y riéndose con cierta ternura de nuestra ingenuidad e insensatez (Salmo 2), tal cual como para con el pueblo israelita, todas las veces que le fue infiel, confiando en dioses de barro. Ahora estamos parados en el 2021 en la espera de una vida post pandemia.

Lo que vivimos en el 2020

El 2020 nos dejo un montón de experiencias a cada uno de nosotros. Estuvimos en modo sobrevivencia. Bajo ese estado somos reactivos., actuamos más, reflexionamos menos. Esa es la gran paradoja del encierro forzado por la pandemia. Estar en casa sin actividad y rutinas, hizo que la mente pensara aun mas, de forma descontrolada, en qué hacer.

La inactividad no fue leída como descanso sino como la muerte.  La muerte de proyectos, del un falso status quos  alimentado por la actividad social, de alguna parte de nuestra vida y si, lo más doloroso la muerte física de ser queridos y conocidos, en algunos casos.

Todo esto dejo aprendizajes, algunos logros y descubrimientos, pero quizá muy desordenados,  lo que deja latente la posibilidad de diluirse sin generar nuevas competencias, o sea de no capitalizar lo aprendido. Por ello es importante ante los escenarios post pandemia estar atenta de nuestras acciones para capitalizar las experiencias vividas

¿Qué es capitalizar una experiencia?

Es un eslabón de la gestión del conocimiento y capital intelectual que tiene uno de sus máximos exponentes en Peter Senge y su obra La Quinta Disciplina. Es un concepto empresarial que fácilmente puede ser extrapolado a la vida personal de cada individuo, si vemos la vida misma como un proyecto, y/o una empresa que tiene una visión y una misión, y aspira unos resultados.

La experiencia en sí misma no genera conocimiento, sino las reflexiones que hacemos sobre ellas. El pensar y evaluar deliberadamente en una actuación y sus resultados, podemos obtener una lección aprendida respondiendo preguntas como: ¿qué hice que me llevo al éxito y/o al fracaso? ¿Esto fue una acción provocada por mi o algo fortuito?.

Una “Lección Aprendida” es una recomendación concreta que surge a partir de la reflexión acerca de la evidencia obtenida en una Situación Crítica. Capitalizamos nuestras experiencias cuando las convertimos en lecciones aprendidas, o sea pasamos de un conocimiento implícito a uno explicito.

La post pandemia será un periodo que se dará por etapas. Hablemos pues de cómo capitalizar el aprendizaje que quedo de las experiencias de estar o haber vivido  en cuarentena, para de esta manera, responder apropiadamente al 2021, y empezar a bajar los niveles de estrés.

Claves para capitalizar la experiencia

1. Toda experiencia es valiosa, hasta la más domestica.

Dale valor a cada solución que has puesto en práctica en estos días, piensa si eso puede ayudar a otro, quizás lo puedas emplear en otra área de la vida. Formas de organizar la lacena, maneras de llevar control de tu dinero, nuevas aplicaciones y formas de interactuar en internet. Quizás aprendiste a usar zoom para estar presente de forma virtual con tus familiares, pero ahora puede ser un medio de trabajo o de interacción con los vecinos. 

El criterio que usaste para clasificar la comida de modo que te rinda la semana porque solo vas al supermercado una vez a la semana, puedes analizarlo convertirlo en pasos y usarlo para a organizar tu bandeja de trabajo, qué atender primero, que es perecedero, que puede esperar más tiempo, que se te va a podrir  y va a oler mal en pocos días o perder su valor nutricional.

2. La intuición es igual a experiencia + conocimiento.

La intuición desde el enfoque psicológico es el resultado de la combinación de experiencia y conocimiento.

Expliquemos bien esto con un ejemplo: sabes que el ingreso de personas ajenas a tu edificio es un tema álgidos porque hay preocupación por la seguridad, tienes conocimiento de eso y recuerdas que cada vez que hay un tema álgido en la reunión de condominio hay conflictos y peleas. Entonces tu intuyes que la próxima reunión de condominio será un ring de boxeo.

Como esta, hay muchas deducciones que hacemos automáticamente, si nos percatamos de las asociaciones que hacemos entre conocimiento y experiencia podemos no solo intuir algunas cosas sino actuar en consecuencia (previniendo, aprovechando o esquivando)

3. Todo sigue un patrón y tiene un método

Voy a tomar un ejemplo práctica para que puedas captar bien lo que quiero que veas de este punto.

Un día estas en la cocina improvisando con un estofado, y resulto una maravilla! El mejor plato de vida, casi que estas listas para inscribirte en las audiciones de Master Chef.

Repites el plato en otra oportunidad y no queda tan espectacular como la primera vez pero sigue siendo rico, aquí hay dos opciones seguir andando el camino del ensayo y error, o sentarte a recapitular que hiciste la primera vez, que omitiste la segunda vez, y escribir tu receta. Una receta es un proceso que sigue un método y una metodología.

Esto no solo pasa en la cocina, esto pasa en la oficina, siéntate y piensa en tus actuaciones exitosas cuales son los factores que estuvieron presente y escribe la receta!

Espero que haya sido de utilidad esta información que puedas valorar de todas las cosas que viviste en el 2020 no solo como crecimiento espiritual sino como habilidades y capacidad para operar, trabajar y gestionar tu vida de la mejor manera, de modo que sea un campo de oportunidades la transición de cuarentena a post pandemia a través de capitalizar las experiencias.

Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *