Contemplación Cristiana Católica

contemplacion

La contemplación cristiana católica tiene su origen en un concepto griego, Theoría (Theoriték), que significa ver, y que fue interpretado por los místicos de cristianos bajo la luz del misterio de la Santísima Trinidad. Contemplación es, pues, visión, es decir teoría. Este enfoque dentro de la filosofía denota que El verdadero saber del filósofo consiste en haber visto o contemplado, designando a la contemplación como un contacto místico con el Ser en su existencia verdadera, algo que no puede ser explicado humanamente.

Platón entiende la teoría, por un lado, como conocimiento de cosas celestes y de fenómenos de la ->Naturaleza, y, por el otro, como contemplación religiosa de una estatua divina o de una fiesta de cultos. Frecuentemente une estos dos sentidos de examen científico y de contemplación religiosa. El termino Theoria sobrevivirá en el tiempo, siendo usado en el ámbito intelectual y alejándose del religioso.

Los escritores latinos hacen un paralelismo entre theoría y contemplatio para traducir el vocablo griego al latín. Contemplatio, que deriva de contemplum, una plataforma situada delante de los templos paganos, desde la cual los servidores del culto escrutaban el firmamento para conocer los designios de los dioses. De contemplum procede asimismo el término latino contemplari: «mirar lejos». El sustantivo contemplatio, expresa el resultado de la acción del verbo contemplari.

La acción de mirar y tener una visión se convierte en contemplación cristiana católica cuando se consideran en referencia a Dios y a Jesucristo lo siguiente:

  • a) se trata de mirar, pero de un mirar con atención, con interés, que involucra la dimensión afectiva de la persona;
  • b) dicho interés procede del valor o calidad que posee la realidad contemplada;
  • c) este mirar comporta una presencia o inmediatez de dicha realidad.

Antinomia Teoría y Práctica

A primera vista parecen antagónicas estas dos palabra, la teoría es contraria a la práctica, pero con una mirada más profunda a todo lo que abarca la Teoría/ Contemplación desde su significado filosófico y religioso esto deja de ser cierto.

Vida contemplativa y activa (misionera apostólica) en el cristianismo, son expresiones que para la Iglesia Católica denota funciones y roles marcadamente diferentes, representadas a veces por la exégesis de Lc 10,38-42, a propósito de las dos hermanas de Betania, Marta y María. La espiritualidad ha procurado siempre superar estas antinomias señalando la acción en algunas fórmulas como fruto de la contemplación cristiana católica, para fines de este artículo voy a saltarme siglos de disertaciones para ubicarnos en posiciones actualizadas.

Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo, teólogo y filósofo colombiano, en su paper “La Oración Contemplativa” cita a Pablo VI y reflexiona sobre lo mismo:

(…) “Me llamó después la atención que, cuando asistí el Concilio, Pablo VI, en el discurso final de la tercera sesión, dijo unas palabras que no olvidaré nunca: “La acción más importante que puede poner el hombre es un acto de contemplación”. Y yo me detuve a reflexionar en el por qué de estas palabras y lo encontré muy claro. Las acciones dependen de las personas. La grandeza de la acción depende de la grandeza de la persona que la opera. En la contemplación el agente principal es el Espíritu Santo, y, por eso la acción del contemplativo, que es suya, pero que está animada por el Espíritu Santo, es la más importante que pueda poner en la vida. No hay acto mayor en la vida, decía el Papa, que el de la contemplación.”

Ante todo, observamos que son mutuamente incluyentes la oración y la acción (y en particular la acción apostólica); las dos contribuyen a la instauración del Reino de Dios, según lo planteado por San Pablo VI. El Reino de Dios que encuentra lugar en nuestro corazón ilumina nuestro ser y permite que sirvamos a su instauración en el mundo a través del ejercicio de las virtudes teologales (Fe, Esperanza y Caridad).

La Experiencia de Dios Trino en la Contemplación Cristiana Católica

Para san Buenaventura, la contemplación o sabiduría es el itinerario que recorre la mente hacia Dios. Se trata de un desprendimiento de las cosas terrenas, de la purificación, por el ejercicio de la virtud, hasta alcanzar a Dios y gozar de la paz estática. A la realización de este ideal debe contribuir la “filosofía, sabiendo que, si el conocimiento no nos hace mejores como personas, es inútil. San Buenaventura refleja el mensaje de san Francisco de Asís señalando la primacía del ->amor como clave del universo. El proyecto de Dios es un plan de amor, más que el conocimiento del mismo. Se trata de vivir en el amor. Por eso su planteamiento filosófico es vitalista.

la oración contemplativa, (contemplación cristiana católica) que es «la expresión más sencilla del misterio de la oración. Es un don, una gracia; no puede ser acogida más que en la humildad y en la pobreza» (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2713). La oración contemplativa es fundamentalmente una mirada: «La contemplación es mirada de fe, fijada en Jesús. Yo le miro y él me mira, decía en tiempos de su santo cura, un campesino de Ars que oraba ante el Sagrario. Esta atención a Él es renuncia a mí. Su mirada purifica el corazón. La luz de la mirada de Jesús ilumina los ojos de nuestro corazón; nos enseña a ver todo a la luz de su verdad y de su compasión por todos los hombres» (Ibid., n. 2715).

En esta línea, San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, afirma que en la oración contemplativa «sobran las palabras, porque la lengua no logra expresarse; ya el entendimiento se aquieta. No se discurre, ¡se mira! Y el alma rompe otra vez a cantar con cantar nuevo, porque se siente y se sabe también mirada amorosamente por Dios, a todas horas» (Amigos de Dios, Madrid 2004, 30º ed., nn. 306-307).

Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *