La Lectio Divina Espiritualidad Católica

La Lectio Divina, es una práctica antiquísima de la espiritualidad católica, data de los primeros siglos, lo que conocemos como la iglesia primitiva, los monjes la usaban para entrar en niveles más profundos de asimilar La Palabra, por ello la Lectio Divina se hace en primera persona.

¿Qué es Lectio Divina?

Es una frase en latín que se uso primero para referirse a  La Escritura (La Biblia) propiamente, y no a una acción del hombre, pasado la edad media el término aplica para indicar la meditación de algún pasaje bíblico.

Pelagio y la Regla de los Cuatro Padres no usan la expresión lectio divina, sino que se sirven de otra formula equivalente: VACARE DEO , “dedicarse a Dios”. Pues elpropósito de esta práctica no es un desarrollo intelectual, sino una transformación cognitiva a luz de la sabiduría bíblica. El término “Vacare“, significa vaciarse de otras ocupaciones, tomarse tiempo, vacaciones!, nos vamos de vacaciones con Dios. Es una relación en primera persona, me dirijo a él usando el “Yo” y su respuesta es un “tu” o sea un mensaje para mi.

Thomas Keating en Intimidad con Dios nos dice: “Los monjes no la hacen para obtener información sino para recibir intuición. No se trata de aprender algo, sino encontrar a Cristo, consiste en el desarrollo de una amistad”. Este es el principio de la espiritualidad católica

El Método de Lectio Divina

El método que hoy conocemos tiene sus orígenes en el siglo XII, de la mano de Guido El Cartujo, bajo la influencia de la filosofía escolástica, comenzó a sistematizar este proceso. Distingue cuatro momentos que están relacionados entre sí.

  • Lectio (Lectura)
  • Meditatio (Meditación)
  • Oratio (Oración)
  • Contemplatio (contemplación)

La lectura sin la meditación es árida; la meditación sin la lectura es engañosa; la oración sin la meditación es tibia; la meditación sin la oración es infructuosa. La oración devota alcanza la contemplación, pero la contemplación sin la oración es un hecho raro o milagroso (Scala Claustralium)” Guido El Cartujo.

Lectura: se hace atenta total, leyendopárrafos cortos, lentamente, y en voz alta, el proceso se repite de 3 a 6 veces. Aun cuando ya hayas leído en anterior oportunidad el párrafo, se lee como si fuera la primera vez.

Meditación: de la lectura algo retumba, un versículo, una palabra específica. Me hago consciente de la sensación que me produce, que imágenes de mi vida se presenta. Nos hacemos preguntas personales partiendo del texto.

  • ¿Qué me dice esta palabra a mí en particular?
  • ¿Qué personaje me llama la atención, y por qué?
  • ¿Cuál es el aprendizaje?

En el momento de la reflexión La Lectio Divina es un cuestionamiento que se hace en primera persona: “esto me habla de mi terquedad”, “siento que soy como el salmista, es mi mismo ruego”.

Oración: Con la oración respondo ante lo que Dios me comunica, me interpela, y llama mi atención. Esta puede ser de petición, intercesión, agradecimiento y alabanza, en la sinceridad y corazón que le pongamos, se va generando un coloquio amoroso donde  ofrecemos dolorosas ofrendas: errores, angustias, pecados, rencores, heridas que sangran.

Contemplación: La contemplación como Don de Dios, se nos da por voluntad divina. La contemplación como práctica ascética de la espiritualidad católica es la que nos compete en este método, y dentro de la práctica de La Lectio Divina, es la etapa que la diferencia de una lectura espiritual. Es un momento de silencio, tratamos de serenar la mente, no le prestamos atención a los pensamientos, nos dedicamos a sentir, buscar a Dios en lo desconocido.

Recomendaciones Finales

Para entrar en niveles más profundo en nuestra relación con Dios, me tomo el tiempo de rumiar la Palabra, de impregnarme de ella, masticarla, va de la mente al corazón y viceversa. La palabra rumiada todo el día, o el tiempo que sea necesario.

Puedes hacer Lectio Divina con el evangelio del día pero como ya dijimos es una práctica reflexiva-contemplativa que se hace en primera persona, lo ideal es tomar un libro y leerlo completo a tu ritmo, para que te puedas quedar el tiempo que sea necesario en una frase. Lo ideal es comenzar con el Evangelio según San Juan, y luego ir a los libros sapenciales. San Jeronimo recomienda los siguientes y este orden:

  • El Salterio
  • Los Proverbios de Salomón
  • El Eclesiastés

Si estas iniciando es bueno tener un cuaderno de notas, usar una biblia comentada que pueda darte luces cuando no comprendas una palabra que ha llamado tu atención, y puedes utilizar un programa de notas de voz para grabar la palabra que vas a rumiar durante el día.

Como cierre recuerda:

  • Disponer del tiempo para hacerlo, sin apuros y sin prisa, 20 a 30 minutos sería lo mínimo.
  • La intención siempre ha de ser por amor a Dios, conocer su deseo para ti.
  • La humildad es lo principal, dejarse llevar por el proceso y estar abierto a lo que ocurra.

Si deseas aprender más sobre La Lectio Divina  y la espiritualidad católica ser guiada en tus primeras prácticas no dudes en solicitar tu sesión de dirección espiritual conmigo.

Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

3 pensamientos sobre “La Lectio Divina Espiritualidad Católica”

  1. Pingback: Meditar y Contemplar el Santo Rosario | Mariale Mendez

  2. Miguelrodas1952@ gmail.com

    Gracias y muchas bendiciones. por tanta ayuda para mi perzona estas explicaciones tan lindas para tener una muy buena comunicaciion con Dios

    Miguel A Rodas R Miguelrodas 1952@ gmail.com.

    .

    1. Hola Miguel, me alegra que te haya sido de utilidad este articulo. Actualmente esta el forochat por telegram para la practica de La Lectio Divina con el libro de Los Salmos, si estas interesado, hazmelo saber para enviarte el enlace. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *