La Envidia qué es diferentes enfoques

Mis post en instagram nacen de la planificación de contenido sobre un tema que he elegido previamente. Estamos en La Cuaresma 2020, tiempo del silencio y la contemplación pero en la vida hay ser flexible y responder al entorno, porque al final yo escribo para mis amigos y aquellos que orgánicamente deciden seguirme. Esta entrada se titula Verde de la Envidia, que es la envidia diferentes enfoques. Porque voy hablar de esto.

Días pasados Sofi, quien fue mi trainer en la formación de Circulo de Realización Personal (CRP) por la cual siento cariño y ternura, me pidió que posteara sobre la envida, a razón de una respuesta mía en una publicación que ella realizó sobre el tema. Así que voy a compartir algunas disertaciones al respecto.

 En esta oportunidad me pasearé por diferentes enfoques para explicar ¿qué es la envidia? y sus efectos en la persona. Aspectos: filosófico, lo cristiano, lo psicológico y lo neurológico Comenzaré con lo filosófico porque atañe al hombre universal sin adherirse algún sistema de creencia. El hombre busca el conocimiento y aun más el autoconocimiento, esto sea realiza desde dos áreas, la reflexión existencial (filosófico) y la relación con el entorno, cultura y medio ambiente (antropológico), todo esto para comprender que somos y qué hace que seamos lo que somos.

Que es la envida, enfoque filosófico

Frases como “condición humana”, “es parte de la naturaleza del hombre”, “es instintivo” son usadas para justificar conductas erróneas, y neutralizar cualquier iniciativa de cambio. Así que “la envidia es parte del ser humano” es una sentencia, un yugo de la ley de la naturaleza y por tanto nadie escapa de ella. Es innato en el hombre, los filósofos griegos se apegan a esta hipótesis.

Plutarco afirma “nadie dice que es envidioso”, porque es un móvil muy ruin, que en primer plano se lee como el odio al otro, aun cuando el odio mayor sea así mismo. Esta es la razón por la cual no hay grande estudios sobre esta pasión.Pocos se han tomado el tiempo de profundizar en la envidia ¿que es? y plantearlo desde diferentes enfoques. No hay merito en el envidioso. Aristóteles por su parte dice La envidia, es una característica de “alma pequeña”, amantes de la fama y de los honores (Retórica 1387b 33-34) el filosofo plantea la relación de “dolor y gozo maligno”. Sí el hombre camina por el mundo explorando hacia fuera e intuyendo hacia dentro para descubrir quién es, la envidia es uno de los “demonios a exorcizar”.

El enfoque cristiano

La envidia es el séptimo pecado capital; lo de “Capital” responde al hecho de que es una pasión que genera otra  serie de vicios y acciones negativas y sentimientos destructivos, tales como la malevolencia, y la maledicencia. El Catecismo de la Iglesia Católica (1886) la define: “Desean tanto lo que el otro tiene que le desean el mal para poder apropiarse de aquello que anhelan”. Ahora ¿siempre fue así? ¿es la envidia un mal que ha acompañado al hombre desde siempre? El génesis identifica un momento en que la envidia al igual que los otros pecados capitales no existía, este tiempo llega a su fin con la caída del hombre, “el pecado original”. El carácter maligno de la Envidia en toda su fuerza es bien ilustrado por San Cipriano:

“De ahí proviene ese rostro amenazador, aquel mirar tarvo, aquella palidez en la faz, aquel temblor de los labios, aquel rechinar de los dientes, aquellas palabras mordaces, aquellos desenfrenados improperios, a aquellas manos dispuestas a la violencia y al asesinato, armados sino con el cuchillo, si con la saña y el odio del furor” 

La saña, sí el envidioso regulado por la sociedad no hiere de muerte física a su víctima, pero con toda fuerza y energía se dedica a la muerte moral de la persona objeto de la envidia o el celo. Cada pecado capital tiene un opuesto; Las virtudes, hay una para combatir cada pecado, en el caso de la envidia le corresponde la virtud suprema de la Caridad La ley del Amor nos obliga a alegrarnos en lugar de estar angustiados por la buena suerte del prójimo. San Pablo en Corintio nos describe el Amor, sublime que eleva la dignidad del hombre, porque el hombre caritativo hace de la misericordia y la compasión su bandera, su estandarte, emulando las cualidades de Jesucristo.

Antes de seguir respondiendo la pregunta la envidia que es, aclaremos que cosa no es envidia:

Que no es envidia

La indignación de saber que otro ha logrado fortuna en detrimento del prójimo, no debe tomarse como envidia, siempre que este esto se quede ahí en una indignación que hace orar por la conversión, desear la conversión de alguien, es desearle el bien, sí le deseas mal ya estas pecando.

Hoy en día una ve en las redes gente mostrando lujos con la etiqueta “bendecida”. Los bienes materiales pueden venir de dos fuentes de Dios o del Demonio, recordemos Mateo 4,8 “De nuevo lo tentó el diablo, llevándolo a una montaña muy alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su esplendor”. Quien conoce de primera fuente (de lo contrario está juzgando y cayendo en chismes) que una de estas “bendecidas” a obtenido tales “bendiciones” haciendo el mal a otro puede indignarse sin que esto sea pecar, siempre y cuando repito lo que brote del corazón sea una oración para la conversión de esa alma. Como ven son cosas del alma difícil de diagnosticar desde afuera, solo nosotros y Dios conocemos las intenciones de nuestro corazón.

El enfoque psicológico

los diferentes enfoques sobre lo qué es La envidia, exponen varios orígenes, pero el envidiado suele estar relativamente en la misma condición de oportunidades que el envidioso, y de ahí que este último se frustre al ver que aquel tiene lo que él podría tener pues piensa que de algún modo tienen condiciones parecidas para obtenerlo, es en primer lugar un sentimiento de desigualdad. Rattner (1974) describe cuatro formas generales de envidia: la envidia entre los hermanos (que tiene un origen en las experiencias de la infancia), la envidia entre los sexos (dado que la cultura ha valorado más lo masculino en general), la envidia entre los compañeros de trabajo (que da lugar a no pocos casos de “mobbing” o acoso laboral) y la envidia fomentada socialmente (el espíritu competitivo de la sociedad de consumo).

Según el psicólogo tomista Martin Echevarria (2005), la envidia es una forma enfermiza o viciosa de la tristeza desordenada que deriva de la vanagloria de querer tener siempre más y de poseerlo todo; y que tendría dos causas (siguiendo al aquinate): una intelectual o cognitiva (desconocimiento de los propios límites y cualidades) y otra afectiva (el temor a fallar en lo que se considera que supera las propias capacidades).

Todas estas emociones limitantes: resentimiento, rabia, rencor,  generan cortisol y al estar cerca del envidiado la amígdala da la señal de alerta, de peligro, la persona se hunde un estres con epidisodio de alegría imaginando los fracasos del envidiado. Esto puede derivar en depresión y otros trastornos.

Una vía de salida

¿Cómo combatimos la envidia? desde lo que es y sus diferentes enfoques, lo primero es voltear la cara, dejar de mirar y desear lo ajeno, comenzar a mirar hacia adentro y ser caritativos, luego iniciar un camino de autoconocimiento, cognitivamente, cambiar la forma en que nos vemos, reconociendo lo que nos hace único, y asimilando un sistema de valores humanitario y espiritual. Todas las miserias del alma derivan de desconocer una realidad mística, pensamos que estamos separados de Dios, que somos malos, pero no, la verdad es que somos luz, tenue, que se aviva cuando la reconocemos.

Maríale Méndez

Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

1 pensamiento sobre “La Envidia qué es diferentes enfoques”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *